Familias | 14/03/2018

Hoy hablamos sobre el edadismo – la discriminación por motivos de edad – y, en concreto, de los estereotipos negativos sobre el hecho de envejecer más allá de los 60.

Compartimos las ideas principales publicadas en La Vanguardia y en el Diari Ara sobre el tema y os resumimos las ideas principales, invitando a leer ambos artículos.

 

 

· Artículo de La Vanguardia

· Artículo del Diari Ara

 

 

¿Qué es el edadismo?

El edadismo (o discriminación por edad) es el fenómeno que comprende los estereotipos negativos sobre el hecho de envejecer. Se trata de una discriminación por edad que se sustenta sobre estereotipos que nada tienen que ver con la realidad y que afectan a las personas cuando cruzan la barrera de los 60 años.
Es uno de los prejuicios sociales más normalizados. Más allá de los 60, se normalizan expresiones y frases como “que se queden los abuelos con el niño, que no tienen nada que hacer”, “encargo cosas a mi padre que no se aburra”, “a su edad no se debe vestir tan ceñida”,”a pasar los 50, las mujeres están mejor con el pelo corto”,” pareces una abuela con este vestido”,”déjalo!, tiene manías de viejo”,”se te va la cabeza como a los abuelos”… Estas frases acaban afectando negativamente el ánimo, incluso, de aquellos grandes que se niegan a ser encasillados en el heterogéneo y complejo grupo población que han superado los 60, los 65 o más.

 

 

Un estereotipo sin sostenimiento pero con una afectación negativa real sobre la salud

A pesar del ampliamente difundidas que están estas afirmaciones, éstas no se ven para nada confirmadas por la investigación. Por ejemplo, nada sostiene que el estado de salud se deteriore brusca y dramáticamente a partir de los 60 o 65 años, como tampoco que estén limitados para trabajar por problemas físicos o mentales y que aquellos que lo hacen, lo hacen de una forma poco productiva.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de las consecuencias que el edadismo, – “un problema extendido e insidioso”, adverteix- que afecta negativamente a la salud de las personas mayores. A pesar de ser un problema “omnipresente”, es el prejuicio social más “normalizado” y sobre el que no se actúa para combatirlo.

 

 

Campañas para combatir el edadismo

Qmayor  ha llevado a cabo una campaña en las redes sociales denunciando lo que dicen microedadismo, las frases que se pronuncian cada día con la ligereza propia de la inconsciencia pero que han mantenido intacto los estereotipos negativos que pesan sobre el envejecimiento. El éxito de la campaña se ha traducido en una exposición que recoge más de 70 frases que guardan creencias, normas y valores que justifican la discriminación. Actualmente se puede ver en Vitoria, y en los próximos días irá a los municipios madrileños de Alcobendas y Coslada. Además, Qmayor está impartiendo talleres sobre la importancia del lenguaje en las discriminaciones, especialmente, por edad.

El Ayuntamiento de Barcelona ha comenzado la iniciativa ‘Soy mayor, y qué?’ una campaña de sensibilización ciudadana para cuestionar y desmontar los estereotipos y prejuicios que, por razón de edad, a menudo sufren las personas mayores, y para reivindicar así en primera persona su derecho a la diferencia y la igualdad, luchando contra las discriminaciones. Hablamos en el artículo ‘Soy mayor, y qué?’.